Se inaugura la aldea cooperativa construida en Anantapur en colaboración con la Fundación Vicente Ferrer

Ayer se inauguró la aldea cooperativa en Mydugolam Village, que pertenece al distrito indio de Anantapur. Un total de 24 familias son ya propietarias de las viviendas construidas gracias a un proyecto colectivo de solidaridad impulsado por la Confederació de Cooperatives de la CV y en el que han participado veintidós entidades cooperativas en colaboración con la Fundación Vicente Ferrer.

La construcción de las viviendas para un total de 101 personas (entre ellas 34 niños) va a cambiar radicalmente la vida de esta aldea, donde las nuevas casas se han registrado a nombre de las mujeres, con el objetivo de dignificar el papel de éstas en una sociedad machista y clasista como la india.

La inauguración contó con la presencia de Moncho Ferrer, director de Programas de la Fundación Vicente Ferrer y del delegado territorial en la Comunitat Valenciana de la Fundación, Sergio Moratón. Por parte del cooperativismo valenciano se han desplazado desde Valencia, Emili Villaescusa, presidente de la Confederació de Cooperatives de la CV y representantes de las entidades que participan en el proyecto como Sercoval, Grupo Sorolla, Unió de Cooperatives d’Ensenyament, Cooperativa Comarcal la Vall d’Albaida, Coarval-Ruralfruit, Coinfer, Caixa Popular, Serlicoop, La Moixentina, Caixa Rural L’Alcudia, Canso, Anecoop, Cooperativa Elèctrica d’Alginet (CEA), Coviñas, Federación de Cooperativas de Consumidores y Usuarios de la CV, Federación de Cooperativas Eléctricas de la CV, Florida Grup Educatiu, Fundación de cooperativas de la provincia de Castellón, Íntegra Asesores Coop. V., Rural San Vicente Ferrer de Benaguasil, Sampedro y Torres Coop.V., Surinver Hortofrutícola, C, Utecamp Coop.V y Huerta Santa Ana Coop. de Sevilla.

Acompañan a este grupo Zulima Pérez, secretaria autonómica de Transparencia, Responsabilidad Social, Participación y Cooperación, y Emili Altur y Juan José Morte, diputado responsable y técnico de Cooperación Internacional de la Diputación de València, respectivamente.

Compromiso solidario y colectivo

Las entidades cooperativas, que destacan por su vertiente social y solidaria en su entorno más inmediato, fundamentalmente en el ámbito local, con esta colaboración colectiva y singular, traspasan fronteras de la mano de la Fundación, una ONGD que ha mejorado la vida de más de tres millones de personas sin recursos.

La delegación valenciana se ha encontrado durante estos días con Anna Ferrer, viuda de Vicente Ferrer (fallecido en 2009) y presidenta de la Fundación. Juntos, desde el primer día, hace ya 48 años, desarrollaron el extraordinario proyecto, que ahora continúa su hijo, Moncho Ferrer.

El director de Programas de la Fundación manifestó en la inauguración de la aldea que “en el día de hoy se han encontrado el esfuerzo de las cooperativas valencianas por hacer de éste un mundo mejor y los sueños de 24 familias de afrontar el futuro con esperanza”. Moncho Ferrer aseguró que las viviendas entregadas a las familias en propiedad son “el perfecto ejemplo de nuestra capacidad para cambiar las cosas cuando unimos nuestras fuerzas. Estoy convencido de que juntos somos imparables”.

En este sentido, el presidente de la Confederació de Cooperatives de la CV, Emili Villaescusa, declaró que “las personas están en el centro de lo que hacemos”. A las familias y a la Fundación Vicente Ferrer les manifestó su agradecimiento, porque, según dijo, “nos habéis permitido ser un poco más solidarios y, por tanto, mejores personas y necesitamos de las mejores personas para construir ese mundo mejor que deseamos; un mundo sin desigualdades”. Además, hizo una valoración del viaje destacando la oportunidad de conocer de cerca la labor de la Fundación en la India, pero, sobre todo, aseguró que “vale mucho la pena por ver vuestras sonrisas y la intensidad de vuestra mirada”. Las entidades cooperativas participantes en este proyecto han mostrado su satisfacción de llevar a cabo este proyecto que es una muestra más de la autenticidad de su compromiso solidario y que contribuye, sin duda, a cambiar la vida de muchas personas.

Salud, educación e infraestructuras

La Fundación, que en 2016 celebró su 20º aniversario en España, está comprometida con el proceso de transformación de una de las zonas más necesitadas de la India.

Está presente en 3.268 pueblos en los que el 99% de las niñas y niños de las castas más bajas están escolarizados en un programa de educación que ha permitido la construcción de 1.418 escuelas propias, la financiación de ampliaciones en 94 colegios públicos y ha concedido 2.449 becas para estudios universitarios. En el ámbito agrícola se han construido 3.084 estructuras hídricas, como elemento primordial para la generación de una economía agraria con 45.622 hectáreas de cultivos. En el área de sanidad, cuenta con 16 clínicas rurales y una red de hospitales que han atendido a un millón y medio de menores y han garantizado un parto seguro a más de 100.000 mujeres.

La institución ha proporcionado los medios necesarios para combatir la pobreza y garantizar el desarrollo sostenible con la participación de las propias comunidades, razón por la que Anna y Vicente Ferrer recibieron el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia (1998), el Premio Isabel Ferrer por la igualdad entre hombres y mujeres de la Generalitat Valenciana (2005) y la Alta Distinción de la Generalitat Valenciana, concedida a título póstumo (2009), entre otros destacados reconocimientos.

Quizá le interese también:

Dejar un comentario