El sector agrario acusa al Gobierno de sembrar el caos con los módulos del IRPF y le exige una rectificación inmediata

Antigua_%22real_Casa_de_la_Aduana%22_(Ministerio_de_Hacienda_5)

Cooperatives Agro-alimentàries de la Comunitat Valenciana, la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) y LA UNIÓ de Llauradors i Ramaders denuncian que están recibiendo miles de quejas de sus asociados ante el caos y la confusión generada por el contenido de la orden del Ministerio de Hacienda publicada el pasado viernes que recoge una serie de mejoras en la tributación a través del sistema de módulos del IRPF para compensar así las graves pérdidas causadas en el sector agrario por diversas circunstancias excepcionales, entre las que destaca, en el caso de la Comunitat Valenciana, los efectos de una sequía que se prolonga ya durante cuatro años.

Las disposiciones decretadas por el Gobierno en esta materia se caracterizan, efectivamente, por una gran disparidad de criterios que resulta inaceptable y que está provocando un gran malestar entre los agricultores valencianos, quienes no logran entender que  un mismo cultivo radicado en localidades vecinas y que, por eso mismo, ha padecido con idéntico rigor las consecuencias de la sequía o de algún otro desastre climático reciba un tratamiento fiscal más favorable o más negativo por parte de Hacienda sin que exista razón objetiva alguna que explique o justifique esas diferencias. Así, en producciones tan importantes y emblemáticas como los cítricos esas variaciones son tan acusadas que oscilan entre la tributación del 0,26 inicialmente prevista a una amplia gama de descuentos que abarcan desde el 0,22 hasta el 0,05. Lo mismo sucede en casos como los del caqui o las hortalizas, con rebajas que van del 0,37 inicial establecido para el caqui al 0,13 o al 0,05, mientras que en hortalizas esas variaciones se mueven entre el 0,26 y el 0,05.

Más incomprensibles e irritantes resultan aún los motivos que han llevado al Ministerio de Hacienda a dejar fuera de la orden a decenas de pueblos de la Comunitat Valenciana, cuyos agricultores no podrán acogerse a esta mejora fiscal a pesar de encontrarse en la misma y difícil situación que otros agricultores que, por el contrario, sí recibirán un tratamiento fiscal más favorable.

Cooperatives Agro-alimentàries de la Comunitat Valenciana, AVA-ASAJA y LA UNIÓ de Llauradors i Ramaders exigen al Ministerio de Hacienda que rectifique de inmediato sus últimas disposiciones fiscales con el objeto de acabar con una discriminación que es profundamente injusta, que carece de toda lógica, que crea un agravio comparativo y que amenaza la rentabilidad de miles de explotaciones.

Quizá le interese también:

Dejar un comentario