El Consell propone al sector arrocero un Plan para la Gestión de la Paja hasta el año 2021

La Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático Climático y Desarrollo Rural ha propuesto al sector arrocero un Plan de Gestión de la Paja del Arroz con soluciones alternativas a los usos tradicionales de gestión de los desechos de este cultivo para los próximos cuatro años. Tras una reunión mantenida con representantes de los ayuntamientos con término municipal en el Parque Natural de la Albufera, la Diputación de Valencia y organizaciones agrarias y de cooperativas, los secretarios autonómicos de Medio Ambiente y Cambio Climático, Fran Quesada, y Agricultura y Desarrollo Rural, Francisco Rodríguez Mulero, han destacado el consenso alcanzado con todas las partes para elaborar un documento en el que ha habido una elevada participación y que compatibiliza la función medioambiental con su actividad agraria.

Fran Quesada ha subrayado el trabajo colaborativo entre las diferentes administraciones así como los agentes que intervienen en el sector arrocero, para poner especial énfasis en el tratamiento de la paja como un recurso y no como un residuo, además de fomentar los principios de la economía circular. Por su parte, Rodríguez Mulero ha incidido en el hecho de que “el Plan sienta las bases para conseguir que la paja del arroz sea un producto y no un subproducto que hay que incinerar, puesto que si no se recoge en tierra genera problemas a los agricultores y si se quema los genera a la población que vive en el entorno“.

División de la zona arrocera en dos sectores

El diálogo con el sector se ha traducido en un acuerdo de sectorización de la zona de cultivo de arroz alrededor de la Albufera en dos áreas, denominadas A y B, en las que, alternativa y anualmente, se podrá retirar y quemar la paja. Este año 2018 se podrá quemar la zona B y se retirará de la zona A y en 2019 se realizará al contrario, y así sucesivamente.

La Conselleria se ha marcado como objetivo retirar más de 5.000 toneladas de paja de arroz este ejercicio, cuyos lugares serán determinados por el propio sector. Se realizará a través de una encomienda a la empresa pública Vaersa cuyo coste será asumido por la propia Conselleria.

Las pacas se apilarán en diferentes zonas del parque (almijares, campos improductivos, bordes de caminos…) y se coordinará la puesta a disposición de los operadores que quieran utilizarlas. Adicionalmente, la Conselleria ha elaborado un decálogo de buenas prácticas que establece las condiciones bajo las que será posible la quema.

Aplicación para móviles

Para ayudar a los agricultores a detectar el régimen de vientos y las condiciones meteorológicas, la Fundación CEAM ha elaborado una aplicación que ya se puede descargar en teléfonos móviles. La aplicación móvil actualiza los datos meteorológicos y será una herramienta útil para que el agricultor sepa en cada momento si está autorizada o no la quema. A tal fin, se cuenta con una estación móvil enclavada en el término municipal de Sollana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *