Cooperativas Agro-alimentarias se adhiere al Código de Comunicación Comercial del Vino

El Código promovido por el sector del vino a través de la Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE), que entró en vigor el pasado 1 de agosto, es un conjunto de reglas para la autorregulación de la publicidad y las comunicaciones comerciales que tiene por objetivo que el sector siempre traslade a la sociedad un mensaje de moderación y responsabilidad en el consumo de vino. Surge por la necesidad de trabajar en estrategias de comunicación y publicidad que fomenten e induzcan a la moderación como única forma posible del consumo del vino, contribuyendo a la educación de los consumidores y reduciendo así los problemas que el consumo excesivo de alcohol causa en la sociedad.

Para Cooperativas Agro-alimentarias, se trata de un ejercicio de responsabilidad social del sector vitivinícola y de cada empresa que se adhiere. Debido al contenido alcohólico del vino, el sector quiere fomentar un consumo adecuado, concienciando sobre cuándo no se debe consumir alcohol. “Queremos contribuir a que se reduzcan los daños asociados al abuso de alcohol en nuestra sociedad, y la mejor manera es a través de aquellos que se comunican con los consumidores: los operadores del sector vitivinícola español”, explica Ángel Villafranca, presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de España y presidente de OIVE.

Desde Cooperativas Agro-alimentarias se apuesta por una cultura del vino sostenible que inspire estilos de vida saludables y beneficiosos para las personas, implicando en ellos a todas las empresas y organizaciones que forman parte de su cadena de valor. En este sentido, el Código no propone ningún mensaje dañino para nuestros productos ni para la competitividad del sector o de sus empresas. Los mensajes del vino y las recomendaciones sobre su contenido no impiden seguir recomendando su cata y consumo pausado para un disfrute aún mayor. “Queremos seguir transmitiendo las características y cualidades de nuestros productos, sus diferencias y variedades y su especial proceso de elaboración, pero siempre desde un consumo de disfrute y degustación”, añade Villafranca.

Ámbito de aplicación y distintivos

El ámbito de aplicación del Código de Comunicación Comercial del Vino son todas las comunicaciones comerciales que efectúe la empresa, tanto online como offline, en todos los canales de comunicación existentes, incluyendo correo electrónico, teléfonos o aplicaciones informáticas. Excluye el contenido editorial y afecta a todos los vinos tranquilos, vinos espumosos, vinos de licor y vinos aromatizados, así como a sus equivalentes sin alcohol o con contenido alcohólico reducido y otros productos de la vid, no aplicándose al mosto o zumo de uva.

La adhesión a este compromiso es gratuita y no conlleva ningún tipo de cuota. Toda la publicidad y comunicaciones comerciales visualmente perceptibles de todo tipo de vinos, bebidas a base de vino y sus homólogos sin alcohol, deberán incluir en sus mensajes la leyenda “El vino sólo se disfruta con moderación” acompañada del logotipo identificativo de la campaña.

Además, hay unos pictogramas que hacen referencia a menores, embarazadas y conducción. Su inclusión es voluntaria en las comunicaciones comerciales, pero desde Cooperativas Agro-alimentarias se recomienda su inclusión en las mismas para concienciar a los ciudadanos acerca de cuándo no consumir vino.

Ángel Villafranca destaca que este código “es el resultado del trabajo y esfuerzo de una interprofesional que agrupa a todas las entidades representativas de la cadena de valor del sector vitivinícola español”. Y en referencia a la colaboración de Autocontrol, ha afirmado que “necesitamos que ejerza de árbitro alguien que no sea del sector y que esté acostumbrado a lidiar con las discrepancias, tener organismos que nos garanticen ciertas normas”.

Descarga el Código y los pictogramas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *