Manifiesto de Cooperatives Agro-alimentàries de la Comunitat Valenciana sobre el Corredor Mediterráneo

Logos

Ante las informaciones aparecidas en distintos medios de comunicación en las que se relativiza la importancia de la puesta en marcha del Corredor Ferroviario Mediterráneo (CFM) en los plazos establecidos (Castellón y Valencia en 2015, Alicante en 2016) y en las que desde ADIF se excusan en terceros para justificar sus retrasos en la ejecución de la obra, desde la Federación de Cooperativas Agro-alimentàries de la Comunitat Valenciana, el Comité de Gestión de Cítricos y FEPEX (Federación Española de Asociaciones de Productores Exportadores de Frutas, Hortalizas, Flores y Plantas vivas), que exportamos más de 9 millones de toneladas de productos hortofrutícolas, queremos realizar las siguientes consideraciones:

1) La Unión Europea y España han aprobado la infraestructura ya que el CFM responde a la nueva geografía productiva europea reforzando la accesibilidad y la conectividad regional e interregional de los territorios que atraviesa y al tiempo promueve una Europa más conectada.

2) El CFM debe ser entendido, en términos empresariales, como un generador de spin-offs, pues a partir de su puesta en funcionamiento permitirá crear nuevos proyectos nacidos justamente del mismo, como en su momento la Autopista A-7 generó nuevas actividades económicas a partir de su construcción.

3) El CFM ayuda a reducir dos variables fundamentales que afectan a nuestra actividad: el factor distancia y especialmente el factor tiempo y tiene ventajas medioambientales relevantes porque puede ayudar a configurar un sistema de transporte intermodal más respetuoso con el entorno natural.

4) EL CFM es más que una infraestructura ferroviaria. Es un eje vertebrador de la nueva geografía productiva española y del resto de Europa, en colaboración con puertos y transporte por carretera.

5) La Ministra de Fomento se ha comprometido de forma reiterada a que el Corredor estaría en funcionamiento en los plazos acordados y no se pueden aceptar afirmaciones que frivolizan con que son aceptables pequeñas demoras de tiempo. Está demostrado que toda dilación en el tiempo de puesta en funcionamiento de esta infraestructura ocasionará serios costes y pérdidas de ventajas comparativas que dañarán nuestra competitividad regional

6) No entendemos como desde ningún ámbito, institución o sector de las Comunidades afectadas por la infraestructura (Cataluña, Comunidad Valenciana, Murcia y Andalucía) puede cuestionarse la infraestructura, salvo que se esté pensando más en interés particulares que en el interés general de España.

7) En una era de austeridad presupuestaria, es doblemente preciso que cada inversión pública tenga una rentabilidad económica y social demostrada. El CFM tiene su viabilidad demostrada en todo análisis coste-beneficio, por lo que resulta injustificable que se vea postergado en el tiempo y en las asignaciones de recursos.

8) El Corredor Ferroviario Mediterráneo, y la solución provisional y transitoria del tercer hilo, es un complemento imprescindible para la intermodalidad del transporte en el arco mediterráneo, motor de la industria, turismo, ciencia y tecnología de España.

9) El mantenimiento y el crecimiento del potencial exportador y la subsiguiente creación de riqueza y de empleo exige medios de transporte fiables, complementarios y al mejor precio posible. Llevamos años en los que la accesibilidad a determinados mercados se ve penalizada por razones geográficas, climatológicas y sociales, por lo que necesitamos alternativas de transporte más seguras y económicas.

10) Como ha quedado demostrado a lo largo de los últimos años, en diversos estudios realizados por distintas organizaciones de las comunidades del arco mediterráneo y por las peticiones de los principales actores y usuarios de la exportación española (agroalimentario, automoción, azulejo, etc.), el Corredor Ferroviario Mediterráneo es imprescindible, irrenunciable y su no puesta en marcha dañaría de muerte a la economía productiva del arco mediterráneo español, tanto de sectores no deslocalizables (agricultura y turismo) como de otros sensibles a la competitividad en costes (automoción, industrias manufactureras).

Dejar un comentario