La Conselleria de Agricultura pedirá al MAGRAMA una reducción del IRPF para agricultores y ganaderos por el descenso de rendimientos

El secretario autonómico de Agricultura, Pesca, Alimentación y Agua, Alfredo González Prieto, ha afirmado que la Generalitat pedirá al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente una reducción de los módulos del IRPF para los agricultores y ganaderos que hayan visto mermados sus rendimientos en 2014 como consecuencia de fenómenos meteorológicos.

Durante una reunión mantenida con los representantes del sector agrario de la Comunitat Valenciana, a quienes presentó el Informe de Descensos Extraordinarios de Rendimientos de las Actividades Agrícolas y Ganaderas durante 2014, el secretario autonómico destacó que la sequía “viene afectando gravemente la productividad en cereales, leguminosas, olivo, uva, almendra y algarrobo, con especial gravedad en cultivos de secano, así como en materia de pastos para la ganadería extensiva y en la apicultura“.

En este sentido, González indicó que enviará este informe al Ministerio y que se solicitará una rebaja fiscal proporcional al descenso de rendimientos experimentado en las explotaciones. Asimismo, el secretario autonómico aseguró que también se han producido otros daños por razones meteorológicas, como el granizo, el viento y el frío, que han afectado a la fruta. “Incluso se ha producido la combinación de varios de estos fenómenos que han perjudicado especialmente a los cítricos, el cultivo más extendido en la Comunitat Valenciana, en el que el descenso de rendimiento se ha situado entre el 30% y el 50%, con afecciones como la del “pixat”, con una incidencia extendida en Castellón“, subrayó González.

Reducción de rendimientos entre el 30 y el 85%

En el caso de la agricultura, la reducción de los rendimientos oscila entre el 30 y el 85%, en función del cultivo y el término municipal, siendo la provincia de Alicante la más afectada, con un descenso medio superior al 53%. Cooperatives Agro-alimentàries de la Comunitat Valenciana ya constató este hecho en el caso de la producción cooperativizada de aceite de oliva, tras recopilar datos que indican que las mermas de cosecha han oscilado entre el 40 y el 65%, en función de la zona productiva, con casos puntuales por encima de esas cifras.

Quizá le interese también:

Dejar un comentario