La Asamblea General Ordinaria de la Federació de Cooperatives Agro-alimentàries de la Comunitat Valenciana reelige presidente a José Torrent

Reclama una “política agrícola propia” y valora el esfuerzo económico realizado por la Generalitat para dotar el nuevo PDR 2014-2020

IMG_1059El presidente de la Federació de Cooperatives Agro-alimentàries de la Comunitat Valenciana, José Torrent, ha reclamado ante el vicepresidente y conseller de Agricultura, José Císcar, que “necesitamos una política agrícola propia, una política agraria a largo plazo, acorde a la realidad de nuestro sector, de nuestro campo, de nuestro entorno rural. Solo así estaremos en disposición de dinamizar en mayor medida la economía, generar miles de empleos y garantizar la sostenibilidad del ámbito rural”.

José Torrent, que ha sido reelegido  presidente por la asamblea general de la entidad celebrada el viernes 6 de junio, , ha recordado que “somos un sector estratégico, y como tal necesitamos una nueva generación de cooperativas, de nuestras cooperativas: con mayor orientación al mercado, sin olvidarnos del socio de base como pilar fundamental, innovando, siendo eficientes, internacionalizadas, capaces de diversificar producciones e introducirnos en nuevos mercados, potenciando marcas propias, manteniendo o incluso potenciando la relación entre productores y clientes como hecho diferencial de las cooperativas, incorporando jóvenes y mujeres…”.

Para lograr estos objetivos el responsable de la organización cooperativa se dirigió a los asistentes pidiéndoles, como responsables cooperativos, “visión de futuro, visión conjunta, que seamos capaces de comercializar conjuntamente para fortalecer nuestras cooperativas e incrementar su poder de mercado. Es imprescindible que cultivemos las oportunidades de alianza y diluyamos las de competencia, porque solo así seremos más fuertes”. A la vez que ha reclamado la Administración, “que esté a la altura de nuestras necesidades, apoyando la innovación, comprometida con las cooperativas agroalimentarias y con nuestro sector”.

La Federació de Cooperatives Agro-alimentàries de la Comunitat Valenciana celebró su asamblea general ordinaria en la que se aprobaron las cuentas anuales correspondientes al pasado ejercicio económico, el plan de acción a desarrollar en el presente año, el presupuesto, presentados por el director de la entidad., José Segarra, así como la renovación parcial de su consejo rector, que ha tenido como consecuencia la reelección de José  Torrent como presidente de la entidad.

En el acto se expusieron dos ponencias, “Las cooperativas como herramientas de competitividad de la agricultura valenciana”, a cargo de Roberto García Torrente, de la Dirección Agroalimentaria y Cooperativa de Cajamar y “El nuevo PDR de la Comunitat Valenciana” a cargo de José Miguel Ferrer, director general de Producción Agraria y Ganadería de la Conselleria de Presidencia y Agricultura, Pesca, Alimentación y Agua.

Sector estratégico

El presidente de la Federació ha afirmado en su intervención que las cooperativas agrarias, representan un sector de especial relevancia en el desarrollo económico y social de la Comunitat Valenciana: “Somos el primer sector exportador, con un incremento del 8,4% respecto al ejercicio anterior, lo que contribuye a que la balanza comercial valenciana arroje un resultado positivo. Nuestras 291 cooperativas socias, facturaron el pasado ejercicio 1.821 millones de euros, de los cuales el 65% provienen de las exportaciones realizadas. Este ha sido sin duda uno de los elementos que ha contribuido en mayor medida a que nuestras cooperativas y su buen hacer, hayan incrementado su volumen de facturación en un 7,5%, pese a la situación de desánimo que nos rodea”.

IMG_1040

Por estos motivos, aseguró que eso demuestra la potencia y magnitud de las cooperativas agrarias valencianas, ya que como entidades sociales arraigadas al territorio, contribuyen con más de 22.000 puestos de trabajo, siendo la mayoría de carácter fijo o fijo discontinuo, con un incremento de 981 nuevos empleos respecto al año anterior. En un año, que el saldo final fue la destrucción de decenas de miles de puestos de trabajo.

Comparando estos datos con los del inicio de la crisis, “podemos afirmar que las cooperativas valencianas además de no deslocalizarnos o cerrar, hemos mantenido e incluso incrementado el nivel de ocupación estable a lo largo de este difícil período. Somos un colectivo dinamizador de la economía y sociedad valenciana, más de 200.000 valencianos, solo entre trabajadores y socios, están directamente vinculados a nuestras cooperativas agroalimentarias socias; y uno de cada cuatro valencianos, tiene en el cooperativismo agrario un referente social”.

Insistió en el rol de las cooperativas agrarias valencianas han jugado históricamente un papel decisivo en la mejora de las condiciones económico, sociales y culturales de las poblaciones en las que han existido, siendo en muchos casos la única industria dinamizadora del lugar. Comprometidas con el entorno rural y respetuosas con el medioambiente.

Nuevo PDR
José Torrent también valoró positivamente el esfuerzo económico que est´ña realizando la Conselleria de Agricultura y la Generalitat Valenciana, en su conjunto, en el nuevo PDR 2014-2020 para la Comunitat Valenciana, que al final dispondrá de 514 millones de euros, cantidad algo superior al anterior, pero como explicó José Císcar, que clausuró la asamblea,  “se establece en un periodo de dificultades económicas, pero el esfuerzo es necesario para apoyar a un sector estratégico que necesitamos y más en el caso de las cooperativas agrarias a quienes es necesario potenciar”.

El vicepresidente y conseller de Agricultura también afirmó que vienen años muy importantes para el futuro de la agricultura valenciana, animando al sector cooperativo a ser audaz y valiente ante los retos que se le plantean.

 
Discurso del presidente de la Federació, José Torrent a la asamblea general

IMG_1054Honorable Vicepresident del Consell i Conseller de Presidencia i Agricultura, Pesca, Alimentació i Aigua,

Sra. Directora de Agricultura y Pesca de la Delegación del Gobierno
Representantes de entidades del sector agrario y afines
Srs Presidentes.- y amigos/as cooperativistas…..

En primer lugar, agradecer la participación de D. Roberto García por compartir su visión del cooperativismo en la agricultura; y a D. Jose Miguel Ferrer por avanzarnos lo que va a suponer el PDR en nuestra Comunitat.
Asimismo, agradecer la presencia de nuestro Conseller en este acto de clausura, así como a todos los asistentes por vuestra participación y apoyo en nuestra Asamblea de las Cooperativas Agroalimentarias de la C.V.

Un año más, el cooperativismo agrario valenciano celebra su asamblea general en la que hemos hecho balance de un año de actividad, complejo en todos los aspectos por la situación económica que sufrimos y todos somos conocedores.

Pero pese a ello, pese a las difíciles medidas que hemos tenido que adoptar, a la merma de recursos, a los retrasos en los cobros e impagos por parte de la Admón; seguimos con esfuerzos incrementados y renovadas ilusiones de nuevos objetivos e iniciativas que fortalezcan a nuestras empresas cooperativas, sus socios y nuestro entorno rural.

El año 2013 ha sido INTENSO, como bien ha dado cuenta el director de la Federació en las numerosas actividades llevadas a cabo. Por ello, quiero trasladar mi reconocimiento a todos los que siguen confiando en nosotros y trabajando conjuntamente para contribuir al fortalecimiento de nuestras cooperativas y mejora de la renta agraria de nuestros socios.

Nuestras cooperativas, representan un sector de especial relevancia en el desarrollo económico y social de la Comunitat Valenciana. Somos el primer sector exportador, con un incremento del 8,4% respecto al ejercicio anterior, lo que contribuye a que la balanza comercial valenciana arroje un resultado positivo.

Nuestras 291 cooperativas socias, facturaron el pasado ejercicio 1.821 millones de euros, de los cuales el 65% provienen de las exportaciones realizadas. Este ha sido sin duda uno de los elementos que ha contribuido en mayor medida a que nuestras cooperativas y su buen hacer, hayan incrementado su volumen de facturación en un 7,5%, pese a la situación de desánimo que nos rodea.-

Y no solo eso demuestra la potencia y magnitud de las cooperativas agrarias valencianas, ya que como entidades sociales arraigadas al territorio, contribuimos con más de 22.000 puestos de trabajo, siendo la mayoría de carácter fijo o fijo discontinuo, con un incremento de 981 nuevos empleos respecto al año anterior. En un año, que el saldo final fue la destrucción de decenas de miles de puestos de trabajo.

Comparando estos datos con los del inicio de la crisis, podemos afirmar que las cooperativas valencianas además de no deslocalizarnos o cerrar, hemos mantenido e incluso incrementado el nivel de ocupación estable a lo largo de este difícil período.

Somos un colectivo dinamizador de la economía y sociedad valenciana, más de 200.000 valencianos, solo entre trabajadores y socios, están directamente vinculados a nuestras cooperativas agroalimentarias socias; y uno de cada cuatro valencianos, tiene en el cooperativismo agrario un referente social.

Las cooperativas agrarias valencianas han jugado históricamente un papel decisivo en la mejora de las condiciones económico, sociales y culturales de las poblaciones en las que han existido, siendo en muchos casos la única industria dinamizadora del lugar. Comprometidas con el entorno rural y respetuosas con el medioambiente.

Pero ante todo, somos empresas competitivas, generadoras de riqueza y empleo, innovadoras y piezas fundamentales en el sector agrario.

Aunque se percibe una ligera mejoría, somos conscientes del complicado escenario en el que nos enfrentamos, fruto de la crisis económica y de las restricciones presupuestarias que revierten, entre otras, a una reducción del consumo nacional. Esto no hace más que acentuar en mayor medida el desequilibrio existente en la cadena agroalimentaria. Nadie puede negar que la renta de los productores sea el actual talón de Aquiles de la principal actividad exportadora de la Comunitat Valenciana… “increíble,… pero cierto”

Precios más bajos que nunca, mientras que los costes productivos se han incrementado sustancialmente.- Y el agricultor, nuestro pilar de base, con una escasa o nula rentabilidad.

Pero esto tiene los días contados, la población activa de nuestro sector está altamente envejecida y las nuevas generaciones, pese a la oportunidad que se les ofrece en estos tiempos convulsos, no encuentran atractiva una actividad que para el esfuerzo que supone no resulta lo suficientemente rentable. Si no existe una fuerte apuesta por el sector, la consecuencia desembocará en el abandono de cultivos, de la actividad empresarial que genera, con la consiguiente pérdida de riqueza y puestos de trabajo en nuestra Comunitat, así como de los demás subsectores vinculados.
Y no solo eso, la sostenibilidad del medio rural y medioambiental se ponen en peligro.

Es por ello necesario que las administraciones públicas e instituciones demuestren un mayor esfuerzo y efectivo apoyo a un sector estratégico como es el agroalimentario en nuestra Comunitat. Es indispensable un sistema que retribuya adecuadamente el esfuerzo y valor aportado por nuestros socios y nuestras cooperativas.
Por ello, demandamos que en el desarrollo de los instrumentos que prevé la Ley de Mejora de Funcionamiento de la Cadena, impulsada desde la administración central, se exija y establezcan una serie de medidas legislativas que impidan las actuaciones abusivas y una mayor transparencia de la cadena agroalimentaria.

Igualmente necesario se hace una mayor implicación y seguimiento de la reforma de la PAC y el desarrollo de ciertos aspectos como la regionalización, la agrupación de derechos o el reconocimiento de OPFH en la OCM de FFHH.
También es fundamental lograr la reciprocidad en las exigencias tanto en el ámbito productivo, medioambientales, como en los intercambios comerciales

Y por supuesto, una mayor atención un sistema de control fitosanitario suficiente formado y dotado que garantice que no entren nuevas plagas de cuarentena de las cuales todavía estamos libres.

Y es que más que nunca, necesitamos una política agrícola propia, una política agraria a largo plazo, acorde a la realidad de nuestro sector, de nuestro campo, de nuestro entorno rural. Solo así estaremos en disposición de dinamizar en mayor medida la economía, generar miles de empleos y garantizar la sostenibilidad del ámbito rural.

Somos un sector estratégico, y como tal necesitamos una nueva generación de cooperativas, de nuestras cooperativas: con mayor orientación al mercado, sin olvidarnos del socio de base como pilar fundamental, innovando, siendo eficientes, internacionalizadas, capaces de diversificar producciones e introducirnos en nuevos mercados, potenciando marcas propias, manteniendo o incluso potenciando la relación entre productores y clientes como hecho diferencial de las cooperativas, incorporando jóvenes y mujeres…

Y para ello quiero pedir a nuestras cooperativas visión de futuro, visión conjunta, que seamos capaces de comercializar conjuntamente para fortalecer nuestras cooperativas e incrementar su poder de mercado. Es imprescindible que cultivemos las oportunidades de alianza y diluyamos las de competencia, porque solo así seremos más fuertes.

Y a la administración, que esté a la altura de nuestras necesidades, apoyando la innovación, comprometida con las cooperativas agroalimentarias y con nuestro sector.

Por último, quiero hacer también referencia a dos temas que preocupan a nuestras cooperativas y socios.

El primero es el Sistema de Seguros Agrarios. El seguro agrario es una de nuestras señas de identidad y entre todos debemos seguir trabajando para que ese instrumento siga siendo eficaz y útil para nuestros agricultores.
Y el segundo es sobre los robos en campo, las actuales medidas no son suficiente, por lo que demandamos una mayor solvencia y celeridad al tema de la seguridad en el campo.

Sr. Conseller, tal y como se redacta en el informe del Parlamento Europeo sobre la contribución de las cooperativas a la salida de la crisis de 12 de junio de 2013, “se considera que desempeñamos un papel esencial en la economía europea, en especial en tiempos de crisis, al combinar la rentabilidad con la solidaridad, reforzando la cohesión social, económica y regional y generando capital social. Hemos demostrado poder satisfacer necesidades nuevas y estimular la creación de empleo mejor que otros modelos, gracias a la gran capacidad de las cooperativas para adaptarnos a los cambios y mantener la actividad en situación de riesgo permaneciendo fieles a nuestra misión”

Pido una vez más, discriminación positiva. Una apuesta segura por parte de nuestro gobernantes a un modelo y un sector tanto necesario como provechoso para el conjunto de la sociedad valenciana.

Nosotros seguiremos trabajando día a día con ilusión y como mejor sabemos; colaborando en todo lo que esté a nuestro alcance.

Y por último, aprovecho desde aquí para invitaros al VII Congreso de Cooperativas agro-alimentarias de España que celebraremos los días 26 y 27 de febrero del próximo año en Valencia.

 

 

 

 

 

 

Dejar un comentario