La Asamblea General de la Confederació de Cooperatives aprueba un Código de Buen Gobierno para la entidad

La Confederació de Cooperatives de la Comunitat Valenciana celebró el martes su asamblea general ordinaria, en la que se han aprobado las cuentas de 2016 y el plan de gestión para este ejercicio. Haciendo balance, el presidente de la Confederació, Emili Villaescusa, ha repasado los principales objetivos de la organización y ha destacado la necesidad de continuar fomentando el dialogo social, asegurando que “el cooperativismo debe tener un papel protagonista en el proceso de transformación del modelo económico planteado en el Acord del Botànic”.

Uno de los principales objetivos establecidos hace hincapié en la necesidad de aprobar el primer Plan Bienal de Apoyo y Fomento del Cooperativismo para que puedan completarse “diferentes actuaciones, entre ellas la revisión y actualización del programa de ayudas a la economía social y la  renovación del Registro de Cooperativas”.

Durante la asamblea, la Confederació también ha aprobado el Código de Buen Gobierno de la entidad. Villaescusa asegura que este documentodel que la Confederació se dota voluntariamente, “establece principios de actuación y buenas prácticas que favorecen el desarrollo de la Confederació como una organización íntegra, transparente y eficaz y refuerza los valores éticos proclamados por la Alianza Cooperativa Internacional: honestidad, transparencia, responsabilidad social y desarrollo sostenible”.

Por último, la asamblea ha ratificado la incorporación como socia a la Confederació de la Associació Valenciana de Cooperatives de Crèdit (AVCC). Está integrada por las trece cooperativas de crédito valencianas independientes: Caja Rural Central, Caixa Popular, Caixa Rural La Vall San Isidro, Caja Rural San José de Almassora, Caja Rural Nuestra Señora de la Esperanza de Onda, Caixa Rural d’Algemesí, Caja Rural San José de Alcora, Caixa Rural de L’Alcudia, Caixa Rural Vinaròs, Caixa Rural Benicarló, RuralNostra, Caja Rural de Albal y Caixa Rural Les Coves de Vinromà. Estas entidades, con capital íntegramente valenciano, dan cobertura financiera en las ciudades y municipios donde se ubican. Con más de 5.000 millones de euros de activos y 400 millones de euros de fondos propios, estas entidades disponen de una gran solidez financiera y patrimonial. Además, cuentan con una amplia red de oficinas en toda la Comunitat, más de 185 sucursales abiertas al público y un colectivo de trabajo de cerca de 1.000 personas.

Quizá le interese también:

Dejar un comentario