El Día Mundial del Cooperativismo pone en valor el trabajo de las cooperativas por la inclusión

La Confederació de Cooperatives de la Comunitat Valenciana ha celebrado, en la mañana de hoy en el Auditori de Castelló, la jornada conmemorativa del 95 Día Mundial del Cooperativismo, tomando como hilo conductor el lema elegido por la Alianza Cooperativa Internacional (ACI) y la ONU para esta efeméride en 2017: “Las cooperativas aseguran que nadie se queda atrás”. Con este mensaje, los organismos internacionales hacen un llamamiento a todas las cooperativas para que reflexionen sobre la miseria que causa el aumento de la desigualdad en el mundo y para que renueven su compromiso de garantizar la igualdad.

Precisamente, las cooperativas valencianas han sido pioneras en el desarrollo de políticas inclusivas en el ámbito empresarial, como se ha puesto de manifiesto durante la jornada. Emili Villaescusa, presidente de la Confederació, ha destacado que “para las cooperativas, reconocer y aceptar la diversidad pasa por poner los mecanismos que fomentan la igualdad; y ese camino es la inclusión”, añadiendo que “el crecimiento de las cooperativas se sustenta en dos pilares básicos: la sostenibilidad y la cohesión social”.

La sesión ha sido inaugurada por el presidente de la Diputación de Castellón, Javier Moliner, quien ha destacado la contribución de las cooperativas castellonenses al equilibrio territorial de su provincia y a la suma de valor añadido de estas empresas.

Tras la inauguración, Leopoldo Abadía ha pronunciado la conferencia “Una economía para personas sensatas”, en la que ha explicado, con el estilo sencillo y desenfadado que le caracteriza, la necesidad de “globalizar la decencia”, trabajando con sensatez y prudencia para devolver el mundo a la senda del crecimiento y del optimismo económico.

A continuación ha tenido lugar un panel de experiencias sobre inclusión con el título “Asegurando que nadie se queda atrás”. El panel ha sido moderado por Alberto Ibáñez, secretario autonómico de Inclusión y de la Agencia Valenciana de Igualdad, y en él han participado José Manuel Pichel, delegado territorial de ONCE en la Comunitat Valenciana; Luz Gil, directora del Centre Ocupacional Tola, Coop.V.; y Amparo Hidalgo, experta en pedagogía terapéutica de Escuela 2, Coop.V.

Villaescusa ha destacado la necesidad de que el cooperativismo establezca alianzas con el resto de agentes sociales y con los poderes públicos, a quienes ha pedido que traduzcan en hechos su complicidad con las empresas cooperativas. Por su parte, el conseller de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo, Rafael Climent, que ha clausurado la jornada, ha asegurado que “la Generalitat está trabajando en la elaboración del primer Plan Bienal de Apoyo y Fomento del Cooperativismo en la Comunitat Valenciana”, que verá la luz en los próximos meses servirá para ajustar las políticas de la administración autonómica a las necesidades actuales del sector cooperativo. Además, ha expuesto que “el compromiso del Consell es el de incrementar la calidad y cantidad de los recursos”, así como “hacer partícipe al sector en la elaboración de los presupuestos de 2018”.

La jornada celebrada hoy en Castelló ha contado con el patrocinio de Agropelayo y de la conselleria de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo, además de la colaboración de la Diputación Provincial de Castellón y Caixa Popular.

Castelló, territorio cooperativo

El momento álgido de la jornada ha sido el homenaje a las cooperativas Agrícola San José d’Almassora y Centeco, en las que se ha simbolizado no sólo el arraigo que el cooperativismo tiene en la provincia de Castellón, sino la buena salud de que goza en su conjunto y su gran proyección como fórmula generadora de empleo estable, riqueza económica y solidaridad social.

Cooperativa Agrícola San José d’Almassora

Constituida hace 100 años, la cooperativa agrícola San José de Almassora está formada actualmente por 5.100 socios y 23 trabajadores. Esta empresa es un ejemplo de la capacidad de adaptación de las cooperativas agroalimentarias para cubrir las necesidades de sus socios, tanto en servicios como en productos, y hoy en día, destaca entre sus secciones el supermercado Taula, con una amplia gama de productos de alimentación. Esta actividad se completa con la venta de suministros para el campo y para el hogar. Además, la cooperativa cuenta con una sección de cultivo que ofrece a los socios servicios agrícolas y asesoramiento técnico especializado. Su estrecha vinculación a la caja rural de la localidad, con la que compartió origen hace un siglo, es la mejor prueba de la implantación pasada, presente y futura del cooperativismo en Almassora.

Las cooperativas lideran el crecimiento económico

La Confederació de Cooperatives de la Comunitat Valenciana es el máximo órgano de representación de las empresas cooperativas y de sus organizaciones en el ámbito autonómico. No tiene ánimo de lucro y asocia a todas las federaciones de cooperativas existentes en la Comunitat: la de agroalimentarias, la de trabajo asociado, la de viviendas, la de consumidores y usuarios, la de eléctricas, y la de servicios y transportes.

Con más de 2.500 cooperativas que generan casi 80.000 empleos directos (el 85% de ellos indefinidos) y un volumen de negocio superior a los 18.500 millones de euros, el cooperativismo valenciano es el tercero más potente de España por número de empresas y empleo. Se estima que alrededor de 1.500.000 de personas forman parte de alguna cooperativa en la Comunitat, lo que equivale a más del 30% de la población en este territorio. El cooperativismo valenciano es un agente primordial de vertebración territorial presente en todos los sectores económicos: agricultura, crédito, enseñanza, industria, servicios, construcción, distribución comercial, electricidad, transportes…

Quizá le interese también:

Dejar un comentario