Cebrián: “Hay que seleccionar mejor los objetivos de la nueva Política Agraria Común 2020-2027”

Una defensa firme de la PAC y de su presupuesto, un reconocimiento expreso a la agricultura mediterránea, reciprocidad en las exigencias de requisitos fitosanitarios y un reequilibrio de la cadena comercial y de distribución son algunas de las principales líneas de la propuesta hecha al Gobierno de España por parte de la Generalitat en la negociación de la Política Agraria Común (PAC) 2020-2027.

Así lo manifestó el pasado día 27 la consellera de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural, Elena Cebrián, en su comparecencia en Les Corts Valencianes, sobre las líneas estratégicas, en el marco de la PAC 2020-2027, para defender los intereses del sector de la Comunitat Valenciana.

Hay que trabajar en un escenario en el que el presupuesto de la PAC sea menor que el actual, dadas las presiones internas y externas que sobrevuelan en la política europea“, reconoció la consellera, por lo que considera “sensato” pensar en seleccionar mejor los objetivos: “Queremos un sector viable, de futuro, con medidas potentes de desarrollo rural, que faciliten la incorporación de jóvenes y promuevan una producción sostenible“, resumió, partiendo del hecho de que las ayudas de la PAC en la renta agraria valenciana cuentan apenas con entre el 7% y el 9%.

El reconocimiento de la agricultura mediterránea pasa, apuntó Cebrián, por recuperar “los mecanismos de gestión de crisis y avanzar en sistemas de aseguramiento de rentas, una cuestión clave para producciones como las nuestras, muy expuestas al mercado y a la volatilidad de precios“. La titular de Agricultura parte de que la actual PAC que entró en vigor en 2015 ha mostrado adaptarse “muy mal a nuestras características estructurales y sociales“. La nueva PAC, continuó, ha de ser más exigente con respecto a la política comercial comunitaria. Por eso, desde la Generalitat “exigimos la reciprocidad en los requisitos fitosanitarios, ambientales o laborales, que han de cumplir las producciones procedentes de terceros países, y un control más efectivo en los puertos de entrada“, dijo.

Por otra parte, la Política Agraria Común europea del futuro ha de contemplar “un reequilibrio de la cadena comercial y de distribución de productos agroalimentarios, en la que los agricultores son el eslabón más débil“. En esta dirección, ha de fomentar las entidades asociativas, como las cooperativas y el sistema de OPs, y las interprofesionales, ofrecer más y mejores herramientas a las organizaciones de productores, promover la transparencia de las transacciones comerciales y vigilar las prácticas ilegales. Debe contribuir efectivamente, además, a “una producción sostenible y que ayude al sector a adaptarse al cambio climático” y “ser más fácil de aplicar y más sencilla de entender para nuestros agricultores y agricultoras; así como más comprensible y legitimada, para nosotros y nosotras, como consumidores y como contribuyentes“.

Elena Cebrián recordó el documento general aprobado en conferencia sectorial en abril para que el Ministerio de Agricultura negocie la nueva PAC 2020-2027, y ha insistido en que, como ya advirtió entonces junto con otras CCAA, “no es una carta blanca para el Ministerio en la negociación“, sino “un documento abierto, de principios, sobre el que habrá mucho que discutir“.

Quizá le interese también:

Dejar un comentario